https://www.facebook.com/ifeltloveshop?fref=ts

Este blog nació sin ninguna pretensión, animada por amigos y conocidos. Me lo hizo en Diciembre de 2008 Eloy, un amigo de mi hermano Nacho.

Como ya vamos a cumplir seis años en unos días, pensé celebrarlo encargándole a María de I felt love, el dibujo de la cabecera.

Es un homenaje a la cocina de carbón de mis abuelos, a Blossom la perra de mi hermano Nacho, que comía todo lo que pillaba en la encimera y me echaban a mí la culpa hasta que un día comió calamares en su tinta y dejó las huellas por toda la cocina y entre que todo el mundo sabe que en mi vida probé un calamar en su tinta y que dejó la prueba del delito ya se creyeron que los otros robos no los había perpetrado yo.

Todas las recetas que hay publicadas las puede hacer cualquiera, si las hago yo, le salen a prácticamente todo el mundo.

Quiero daros las gracias a mis seguidores, a los que ponéis comentarios y a la gente que como Pedro el marido de mi amiga Rosa, cree que cocinando hago un bien a la humanidad.

Espero que os guste el cambio y seguís siendo bienvenidos a mi casa.

Seguidores

martes, 30 de agosto de 2016

GRANIZADO DE SANDÍA



Sé que os estoy machacando con helados y bebidas frías, pero es lo que pide el cuerpo en verano, sobretodo a mí, y eso que aquí en Gijón, creo que tuvimos más días 20 grados que de 25 en adelante. 

- 1 kg. de sandía
- 1/4 litro de agua mineral, si tenéis buen agua donde vivís, sirve del grifo
- 120 grs. de azúcar
- zumo de 1 limón o de lima
- ralladura de limón o de lima
- 1 trocito de jengibre fresco pelado, el tamaño depende de lo que os guste el jengibre

Se pone el agua con el azúcar al fuego hasta que se disuelva el azúcar.
Se tritura la sandía y el jengibre, se le añade el zumo, y el almíbar y se mezcla bien. Se puede colar si lo preferís.
Se echa en un recipiente y se mete en el congelador. El tiempo depende de lo plano que sea el recipiente. Cuando los líquidos congelan empiezan por los bordes, el centro tarda más, con lo cual si usáis un recipiente alto tardará más. 
Yo en estos casos uso las rustideras que uso para hacer los asados en el horno. Cada hora más o menos vamos aplastando con un tenedor hasta que esté en su punto. Si se os olvida y llega a congelar se deja a temperatura ambiente hasta que se empieza a derretir por el borde y se pueda sacar del recipiente, se parte en trozos y se tritura hasta que quede picado el hielo. Se sirve inmediatamente y se adorna con la ralladura.
Da para 4 o 5 granizados, depende del tamaño del vaso. 
Otra opción es ponerlo en vasitos de plástico mientras está líquido y cuando está casi congelado se le mete un palito y se deja congelar del todo. Para servir sólo hay que romper el vasito con unas tijeras y tenéis un polo de sandía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada